El Silken Atlántida, primer hotel que se suma al proyecto Gehotel en la capital tinerfeña

Esta mañana se llevó a cabo la visita virtual del establecimiento.
Imagen panorámica de Santa Cruz desde el octavo piso del hotel.
El hotel Silken Atlántida de Santa Cruz de Tenerife es el primer establecimiento de la capital tinerfeña que se ha sumado alproyecto Gehotel sobre geolocalización, virtualización y realidad aumentada que promueve Ashotel.
Esta mañana el fotógrafo autorizado de Google Fotos de Negocios Francis Ortiz, con quien la Asociación ha firmado un acuerdo de colaboración, ha realizado la visita virtual de este establecimiento hotelero, que ya tramita su ficha de Google Places para una correcta geolocalización en el mapa del mayor buscador de internet.
Durante el trabajo, un equipo de laTelevisión Canaria quiso comprobar ‘in situ’ cómo se lleva a cabo esta labor, cuyo objetivo final es situar Santa Cruz de Tenerife, la Isla y Canarias a la cabeza de la geolocalización y virtualización, una útil herramienta de promoción turística. Estos trabajos se sumarán al proyecto ‘Canarias Aumentada‘, que dirige Francis Ortiz. La realidad aumentada consiste en añadir en tiempo real información digital a la información física de un lugar o elemento a través de un dispositivo móvil. De esta forma se crea una realidad mixta que permite disponer de mucha más información que la que se recibiría únicamente con la percepción óptica.

Imagen de Francis Ortiz, junto a la cámara, mientras realiza la visita virtual.

El proyecto Gehotel está teniendo una buena acogida entre los asociados de Ashotel y empresarios de otras organizaciones. Precisamente, el equipo que explica Gehotel estuvo ayer en La Palma con empresarios asociados y del CIT Tedote y del CIT La Palma.

El futuro de la Geolocalización (1)

El éxito a largo plazo de la geolocalizazión está garantizado, pero la rapidez a la que estos servicios se conviertan en un mercado de masas estará influenciado en gran parte por ciertos acontecimientos a corto plazo.

En este momento, la tecnología es el transmisor y a la vez el obstáculo para el desarrollo más acelerado de las aplicaciones avanzadas asociadas a la geolocalización, la conectividad sique siendo el caballo de batalla de esta y otras aplicaciones como la realidad aumentada, que también requieren un uso intensivo de los procesadores móviles y un elevado tráfico de datos.

Con la llegada de los nuevos procesadores móviles multinúcleo y la puesta en marcha de las redes 4G esto será una historia pasada, pero tal vez más importante es que los consumidores estén ya hoy abiertos al concepto de compartir sus datos a tiempo real, incluyendo su posición en el mapa.

Dado que un buen número de los ingredientes necesarios para el éxito de la geolocalización como negocio están ya en su lugar, la geolocalización todavía tiene que convertirse en un pastel lo suficientemente apetecible para los grandes jugadores de esta partida global para que apuesten sin miedo al futuro.

La geolocalización producirá un cambio drástico en las campañas de marketing focalizadas, al poder apuntar cada una de esas campañas a sectores muy bien definidos entre una audiencia global, pudiendo cambiar el mensaje con variaciones de su contenido en función de ciertas áreas geográficas, imaginemos el potencial que esta tecnología tiene en comunidades tan diferenciadas como son nuestras propias comunidades autónomas, o las diferentes tradiciones, acentos y gustos en tan sólo algunos kilómetros de diferencia entre ciudades, provincias y localidades.

La capacidad de apuntar una estrategia de comunicación directamente a los consumidores a los que va dirigida y a nadie más es todo un reto a los nuevos conceptos de Geo Marketing, y el retorno de la inversión a las empresas que crean e en estas tecnologías está garantizado.

Las pequeñas empresas se encontrarán en ese momento en una posición de dominio frente a las grandes corporaciones, si son capaces de utilizar los nuevos sistemas de baja inversión y alta frecuencia de impacto que acompañan las campañas de geomarketing. Es el ejemplo de las páginas de clasificados frente a las grandes y costosas páginas centrales o portadas. Las pequeñas empresas serán identificables por cercanía, y su volumen de impacto será muy superior a las de las grandes corporaciones, que para conseguir tener presencia en una red basada en la proximidad sólo podrían optar por crear y multiplicar su presencia física en los lugares rentables de su interés, generando un fenómeno de re-localización.